miércoles, 27 de enero de 2016

Convertimos problemas cotidianos en trastornos mentales

Catedrático emérito de la Universidad de Duke, dirigió la considerada 'biblia' de los psiquiatras
Reportaje: ¿Estamos tan enfermos como para consumir tantos ansiolíticos?
MILAGROS PÉREZ OLIVA 28 SEP 2014 - 01:24 CEST116
Allen Frances (Nueva York, 1942) dirigió durante años el Manual Diagnóstico y Estadístico (DSM), en el que se definen y describen las diferentes patologías mentales. Este manual, considerado la biblia de los psiquiatras, es revisado periódicamente para adaptarlo a los avances del conocimiento científico. El doctor Frances dirigió el equipo que redactó el DSM IV, a la que siguió una quinta revisión que amplió considerablemente el número de entidades patológicas. En su libro ¿Somos todos enfermos mentales? (Ariel, 2014) hace autocrítica y cuestiona que el considerado como principal referente académico de la psiquiatría colabore en la creciente medicalización de la vida.

Pregunta. En el libro entona un mea culpa, pero aún es más duro con el trabajo de sus colegas en el DSM V. ¿Por qué?

Respuesta. Nosotros fuimos muy conservadores y solo introdujimos dos de los 94 nuevos trastornos mentales que se habían sugerido. Al acabar, nos felicitamos, convencidos de que habíamos hecho un buen trabajo. Pero el DSM IV resultó ser un dique demasiado endeble para frenar el empuje agresivo y diabólicamente astuto de las empresas farmacéuticas para introducir nuevas entidades patológicas. No supimos anticiparnos al poder de las farmacéuticas para hacer creer a médicos, padres y pacientes que el trastorno psiquiátrico es algo muy común y de fácil solución. El resultado ha sido una inflación diagnóstica que produce mucho daño, especialmente en psiquiatría infantil. Ahora, la ampliación de síndromes y patologías en el DSM V va a convertir la actual inflación diagnóstica en hiperinflación.

P. ¿Todos vamos a ser considerados enfermos mentales?

R. Algo así. Hace seis años coincidí con amigos y colegas que habían participado en la última revisión y les vi tan entusiasmados que no pude por menos que recurrir a la ironía: habéis ampliado tanto la lista de patologías, les dije, que yo mismo me reconozco en muchos de esos trastornos. Con frecuencia me olvido de las cosas, de modo que seguramente tengo una predemencia; de cuando en cuando como mucho, así que probablemente tengo el síndrome del comedor compulsivo, y puesto que al morir mi mujer, la tristeza me duró más de una semana y aún me duele, debo haber caído en una depresión. Es absurdo. Hemos creado un sistema diagnóstico que convierte problemas cotidianos y normales de la vida en trastornos mentales.

P. Con la colaboración de la industria farmacéutica...

No supimos anticiparnos al poder de las farmacéuticas para crear nuevas enfermedades
R. Por supuesto. Gracias a que se les permitió hacer publicidad de sus productos, las farmacéuticas están engañando al público haciendo creer que los problemas se resuelven con píldoras. Pero no es así. Los fármacos son necesarios y muy útiles en trastornos mentales severos y persistentes, que provocan una gran discapacidad. Pero no ayudan en los problemas cotidianos, más bien al contrario: el exceso de medicación causa más daños que beneficios. No existe el tratamiento mágico contra el malestar.

P. ¿Qué propone para frenar esta tendencia?

R. Controlar mejor a la industria y educar de nuevo a los médicos y a la sociedad, que acepta de forma muy acrítica las facilidades que se le ofrecen para medicarse, lo que está provocando además la aparición de un mercado clandestino de fármacos psiquiátricos muy peligroso. En mi país, el 30% de los estudiantes universitarios y el 10% de los de secundaria compran fármacos en el mercado ilegal. Hay un tipo de narcóticos que crean mucha adicción y pueden dar lugar a casos de sobredosis y muerte. En estos momentos hay ya más muertes por abuso de medicamentos que por consumo de drogas.

P. En 2009, un estudio realizado en Holanda encontró que el 34% de los niños de entre 5 y 15 años eran tratados de hiperactividad y déficit de atención. ¿Es creíble que uno de cada tres niños sea hiperactivo?

R. Claro que no. La incidencia real está en torno al 2%-3% de la población infantil y sin embargo, en EE UU están diagnosticados como tal el 11% de los niños y en el caso de los adolescentes varones, el 20%, y la mitad son tratados con fármacos. Otro dato sorprendente: entre los niños en tratamiento, hay más de 10.000 que tienen ¡menos de tres años! Eso es algo salvaje, despiadado. Los mejores expertos, aquellos que honestamente han ayudado a definir la patología, están horrorizados. Se ha perdido el control.

P. ¿Y hay tanto síndrome de Asperger como indican las estadísticas sobre tratamientos psiquiátricos?

R. Ese fue uno de los dos nuevos trastornos que incorporamos en el DSM IV y al poco tiempo el diagnóstico de autismo se triplicó. Lo mismo ocurrió con la hiperactividad. Nosotros calculamos que con los nuevos criterios, los diagnósticos aumentarían en un 15%, pero se produjo un cambio brusco a partir de 1997, cuando las farmacéuticas lanzaron al mercado fármacos nuevos y muy caros y además pudieron hacer publicidad. El diagnóstico se multiplicó por 40.

P. La influencia de las farmacéuticas es evidente, pero un psiquiatra difícilmente prescribirá psicoestimulantes a un niño sin unos padres angustiados que corren a su consulta porque el profesor les ha dicho que el niño no progresa adecuadamente, y temen que pierda oportunidades de competir en la vida. ¿Hasta qué punto influyen estos factores culturales?

Los seres humanos hemos sobrevivido millones de años gracias a la capacidad de afrontar la adversidad
R. Sobre esto he de decir tres cosas. Primero, no hay evidencia a largo plazo de que la medicación contribuya a mejorar los resultados escolares. A corto plazo, puede calmar al niño, incluso ayudar a que se centre mejor en sus tareas. Pero a largo plazo no ha demostrado esos beneficios. Segundo: estamos haciendo un experimento a gran escala con estos niños, porque no sabemos qué efectos adversos pueden tener con el tiempo esos fármacos. Igual que no se nos ocurre recetar testosterona a un niño para que rinda más en el fútbol, tampoco tiene sentido tratar de mejorar el rendimiento escolar con fármacos. Tercero: tenemos que aceptar que hay diferencias entre los niños y que no todos caben en un molde de normalidad que cada vez hacemos más estrecho. Es muy importante que los padres protejan a sus hijos, pero del exceso de medicación.

P. ¿En la medicalización de la vida, no influye también la cultura hedonista que busca el bienestar a cualquier precio?

R. Los seres humanos somos criaturas muy resilientes. Hemos sobrevivido millones de años gracias a esta capacidad para afrontar la adversidad y sobreponernos a ella. Ahora mismo, en Irak o en Siria, la vida puede ser un infierno. Y sin embargo, la gente lucha por sobrevivir. Si vivimos inmersos en una cultura que echa mano de las pastillas ante cualquier problema, se reducirá nuestra capacidad de afrontar el estrés y también la seguridad en nosotros mismos. Si este comportamiento se generaliza, la sociedad entera se debilitará frente a la adversidad. Además, cuando tratamos un proceso banal como si fuera una enfermedad, disminuimos la dignidad de quienes verdaderamente la sufren.

P. Y ser etiquetado como alguien que sufre un trastorno mental, ¿no tiene también consecuencias?

R. Muchas, y de hecho cada semana recibo correos de padres cuyos hijos han sido diagnosticados de un trastorno mental y están desesperados por el perjuicio que les causa la etiqueta. Es muy fácil hacer un diagnóstico erróneo, pero muy difícil revertir los daños que ello conlleva. Tanto en lo social como por los efectos adversos que puede tener el tratamiento. Afortunadamente, está creciendo una corriente crítica con estas prácticas. El próximo paso es concienciar a la gente de que demasiada medicina es mala para la salud.

P. No va a ser fácil…

MÁS INFORMACIÓN
Luces y sombras de la atención personalizada en la salud mental
La crisis enferma
Pastillas para el dolor de vida
Matar la tristeza a cañonazos
Bupropion, ¿la nueva píldora de la felicidad?
R. Cierto, pero el cambio cultural es posible. Tenemos un magnífico ejemplo: hace 25 años, en EE UU el 65% de la población fumaba. Ahora, lo hace menos del 20%. Es uno de los mayores avances en salud de la historia reciente, y se ha conseguido por un cambio cultural. Las tabacaleras gastaban enormes sumas de dinero en desinformar. Lo mismo que ocurre ahora con ciertos medicamentos psiquiátricos. Costó mucho hacer prosperar la evidencia científica sobre el tabaco, pero cuando se consiguió, el cambio fue muy rápido.

P. En los últimos años las autoridades sanitarias han tomado medidas para reducir la presión de los laboratorios sobre los médicos. Pero ahora se han dado cuenta de que pueden influir sobre el médico generando demanda en el paciente.

R. Hay estudios que demuestran que cuando un paciente pide un medicamento, hay 20 veces más posibilidades de que se lo prescriban que si se deja simplemente a decisión del médico. En Australia, algunos laboratorios requerían para el puesto de visitador médico a personas muy agraciadas, porque habían comprobado que los guapos entraban con más facilidad en las consultas. Hasta ese punto hemos llegado. Ahora hemos de trabajar para lograr un cambio de actitud en la gente.

P. ¿En qué sentido?

R. Que en vez de ir al médico en busca de la píldora mágica para cualquier cosa, tengamos una actitud más precavida. Que lo normal sea que el paciente interrogue al médico cada vez que le receta algo. Preguntar por qué se lo prescribe, qué beneficios aporta, qué efectos adversos tendrá, si hay otras alternativas. Si el paciente muestra una actitud resistente, es más probable que los fármacos que le receten estén justificados.

P. Y también tendrán que cambiar hábitos.
R. Sí, y déjeme decirle un problema que he observado. ¡Tienen que cambiar los hábitos de sueño! Sufren ustedes una falta grave de sueño y eso provoca ansiedad e irritabilidad. Cenar a las 10 de la noche e ir a dormir a las 12 o la una tenía sentido cuando hacían la siesta. El cerebro elimina toxinas por la noche. La gente que duerme poco tiene problemas, tanto físicos como psíquicos.


Otras fuentes sobre el mismo tema:




miércoles, 20 de enero de 2016

Los tres árboles

Había una vez tres árboles en una colina de un bosque. Hablaban acerca de sus sueños y esperanzas.
El primero dijo: "Algún día seré un cofre de tesoros. Estaré lleno de oro, plata y piedras preciosas. Estaré decorado con labrados artísticos y tallados finos; todos verán mi belleza".
El segundo árbol dijo, "Algún día seré una poderosa embarcación. Llevare los más grandes reyes y reinas a través de los océanos, e iré a todos los rincones del mundo. Todos se sentirán seguros por mi fortaleza, fuerza y mi poderoso casco".
Finalmente el tercer árbol dijo: " Yo quiero crecer para ser el más recto y grande de todos los árboles en el bosque. La gente me vera en la cima de la colina, mirara mis poderosas ramas y pensaran en el Dios de los cielos, y cuan cerca estoy de alcanzarlo. seré el mas grande árbol de todos los tiempos y la gente siempre me recordara".
Después de unos años de que los árboles oraban para que sus sueños se convirtieran en realidad, un grupo de leñadores vino donde estaban los árboles. Cuando uno vio al primer árbol dijo: "Este parece un árbol fuerte, creo que podría vender su madera a un carpintero", y comenzó a cortarlo. El árbol estaba muy feliz debido a que sabía que el carpintero podría convertirlo en un cofre para tesoros.
El otro leñador dijo mientras observaba al segundo árbol: "Parece un árbol fuerte, creo que lo podré vender al carpintero del puerto". El segundo árbol se puso muy feliz porque sabía que estaba en camino a convertirse en una poderosa embarcación".
El ultimo leñador se acerco al tercer árbol; este estaba muy asustado, pues sabía que si lo cortaban, su sueño nunca se volvería realidad. El leñador dijo entonces: "No necesito nada especial del árbol que corte, así que tomare este". Y corto al tercer árbol.
Cuando el primer árbol llego donde el carpintero, fue convertido en un cajón de comida para animales, y fue puesto en un portal y llenado con paja. Se sintió muy mal, pues eso no era por lo que tanto había orado.
El segundo árbol fue cortado y convertido en una pequeña balsa de pesca, ni siquiera lo suficientemente grande para navegar en el mar, y fue puesto en un lago. Y vio como sus sueños de ser una gran embarcación cargando reyes había llegado a su final.
El tercer árbol fue cortado en largas y pesadas tablas y dejado en la oscuridad de una bodega.
Años más tarde, los árboles olvidaron sus sueños esperanzas por las que tanto habían orado. Entonces un día un hombre y una mujer llegaron al portal. Ella dio a luz un niño, y lo coloco en la paja que había dentro del cajón en que fue transformado el primer árbol. El hombre deseaba haber podido tener una cuna para su bebe, pero este cajón debería serlo. El árbol sintió la importancia de este acontecimiento y supo que había contenido el más grande tesoro de la historia.
Años más tarde, un grupo de hombres entraron en la balsa en la cual habían convertido al segundo árbol. Uno de ellos estaba cansado y se durmió en la barca. Mientras ellos estaban en el agua una gran tormenta se desató y el árbol pensó que no sería lo suficientemente fuerte para salvar a los hombres. Los hombres despertaron al que dormía, este se levantó y dijo con voz potente:" ¡Calma! Quédate quieto!", y la tormenta y las olas se detuvieron. En ese momento el segundo árbol se dio cuenta de que había llevado al Rey de Reyes y Señor de Señores.
Finalmente, un tiempo después alguien vino y tomó al tercer árbol convertido en tablas. Fue cargado por las calles al mismo tiempo que la gente escupía, insultaba y golpeaba al Hombre que lo cargaba. Se detuvieron en una pequeña colina y el Hombre fue clavado al árbol y levantado para morir en la cima de la colina.

Cuando llego el domingo, el tercer árbol se dio cuenta de que él fue lo suficientemente fuerte para permanecer erguido en la Cima de la colina, y estar tan cerca de Dios como nunca, porque Jesús había sido crucificado en él. Y desde ese momento, la gente siempre lo iba a recordar. 

lunes, 18 de enero de 2016

El niño y las nueces

Un niño halló un frasco de nueces en la mesa.

"Me apetecería comer nueces -pensó-. Sin duda mi madre me las daría si estuviera aquí. Tomaré un buen puñado". Así que tomó tantas como pudo.

Pero cuando intentó sacar la mano, descubrió que el cuello del frasco era muy pequeño. Tenía la mano atorada, pero no quería soltar las nueces.

Lo intentó una y otra vez, pero no podía sacar todo el puñado. Al fin rompió a llorar.

En ese momento su madre entró en la habitación.

- ¿Qué te sucede? -preguntó.

- No puedo sacar este puñado de nueces del frasco -sollozó el niño.

- Bien, no seas tan codicioso -dijo su madre-. Toma un par y no tendrás problemas para sacar la mano.


- Qué fácil fue -dijo el niño al alejarse de la mesa-. Yo mismo podría haber pensado en ello. 

lunes, 11 de enero de 2016

Mitología personal -Prólogo-

- Vivir míticamente es comprender la vida como una DRAMATIZACIÓN.
- Nuestros mitos son como una LENTE…La mayoría vivimos con poca conciencia de la lente a través de la cual vemos. Para Wickes, el arte de vivir es, en esencia, el desarrollo de la capacidad de la elección interior. A medida que desarrollamos una mayor concientización de nuestra mitología emergente, experimentamos una mayor intimidad con nuestro ser interior.
- Gran parte de lo que experimentan las personas que tienen algún padecimiento psicológico está entretejido con mitos personales que no armonizan con las necesidades, con los potenciales y con circunstancias reales.
Una buena teoría es práctica (Kurt Lewin). La teoría es un modelo de la realidad, una forma de ver el mundo. Cuando esos modelos fallan o quedan desactualizados, conducen a expectativas irreales, elecciones pobres y angustia emocional.
- Los mitos son los MODELOS con los que codificamos y organizamos nuestras percepciones, sentimientos, pensamientos y acciones. Nos involucran totalmente.
no deben entenderse como verdaderos o falsos, correctos o incorrectos. Son formas de organizar la experiencia que pueden juzgarse más o menos efectivos, para el bienestar y el desempeño de un individuo o de un grupo.
- El enfoque del libro está bajo tres premisas:
* El mito es el principal mecanismo psicológico, conocido o desconocido.
* Las personas actualmente son más capaces de construir mitologías personales y la necesidad de tomar conciencia es más urgente que nunca.
* Al comprender los mitos que vivimos quedamos menos limitados.

Mitología en un contexto contemporáneo

- Las mitologías funcionan en el mundo moderno igual que funcionaron en tiempos pasados, y que operan tanto a nivel personal como cultural.
- Un mito es una NARRATIVA que puede ser definida como una declaración o historia de las preocupaciones o los temas existenciales humanos que tienen consecuencias en el comportamiento. Debajo de esta narrativa hay una matriz de símbolos, metáforas, sentimientos y motivos imaginarios que se organizan a sí mismos fuera de la conciencia.
Nuestra mitología es, hasta cierto punto, la mitología de nuestra cultura en microcosmos.
- Los mitos de nuestros tiempos aparecen con menos elaboración en historia y en sus ritos…
Los héroes y heroínas de hoy son mortales…Estas imágenes son menos venerables…aparecen y desaparecen abruptamente…son diseminadas a través de poderosos medios.
Los mitos impregnan todas las áreas de la vida moderna…tienden a alentar el progreso material y el control de la naturaleza, en vez de la armonía y la participación en los ciclos naturales (como lo hacían las mitologías clásicas).
Las culturas tecnologizadas han descontado la dimensión mitológica que subyace al reino de lo material…
La vida útil de un mito guía jamás había sido tan corta y vemos que cada día se forjan mitos nuevos…Los valores guía y las apreciadas convicciones de las generaciones anteriores suelen resultar inaplicables a los temas contemporáneos.
Hoy no hay una sola fuerza unificadora en esta compleja civilización que tenga la fuerza suficiente para preservar la cohesión entre la multiplicidad de mitologías competidoras a las que están expuestas las personas en la actualidad.

“Creemos que una mitología bien articulada y cuidadosamente examinada es una de las herramientas más eficaces para combatir las influencias perturbadoras de un mundo inmerso en una confusión mitológica. La mitología puede ser EL CAMINO DE REGRESO al profundo mundo de la psique”.
- “Las personas que tienen éxito en lo que hacen usan instintivamente mitos concebidos de forma creativa paz trabajar con los problemas a los cuales se enfrenta”.

Mitología personal en un contexto psicológico

- “Mito” es la palabra más exacta para el funcionamiento de la psique.
- No conocemos mejor definición que mitología personal para denotar la forma en que la conciencia humana refleja imágenes psicológicas profundas. En oposición a creencias, actitudes, librotes, mito logra abarcar la dimensión ARQUETÍPICA del inconsciente, que trasciende condicionamientos anteriores y fijaciones culturales.
- La perspectiva mitológica es más potente en la psicología por la facilidad con que trabaja con los procesos inconscientes, en la sensibilidad con las fuerzas culturales y en la dignidad al acto de examinar la historia humana.
- La expresión “mito personal” fue introducida por primera vez en la literatura psiquiátrica en 1956 por Ernst Kris.
- Los enfoques psicoterapéuticos que utilizan como base los trabajos de Freud, Adler y Jung son, en conjunto, psicología profunda, debido al análisis que ponen en los procesos subconscientes.
- James Hillman hace hincapié en que “los mitos hablan con la psique en su propio idioma: se comunican por medio de emociones, dramatizaciones, sensualidad y fantasía”.
- Además de la psicología profunda, el enfoque contiene elementos de psicología cognitiva (la Terapia Racional Emotiva -creencias irracionales-); la teoría de la construcción de la personalidad de George Kelly (representaciones internas de nuestro mundo); Jerome Bruner (estudio de la narración para llenar el vacío entre lo racional y lo imaginativo); Carl Rogers (la sabiduría organísmica) y Abraham Maslow (orientación sana de la psicología).
- Los mitos pueden ser llamados “constructos sociales” que pueden o no reflejar el “inconsciente colectivo” (los “arquetipos”, según Jung, tienen en la base a las tendencias biológicas).

Cómo usar el libro para explorar la mitología personal

- Muchas formas de psicoterapia podrían ser mejor concebidas en el contexto de la mitología evolutiva del individuo, que de acuerdo al modelo médico de enfermedad-tratamiento.
- Se puede considerar que los mitos SON “RITUALES EN ACCIÓN”.



Mitología Personal: Historias de nuestro pasado, una inspiración para nuestro futuro (libro kindle)
Feinstein y Krippner


pos. 159-503

viernes, 8 de enero de 2016

Mitología Personal

Introducción
David Feinstein y Stanley Krippner (libro Kindle)
Mitología personal
(pos. 92-148) 

- No son creencias falsas, no son historias para explicar nuestras circunstancias y comportamientos…
- Tu mitología personal es una INFRAESTRUCTURA que dirige tu vida, consciente o inconscientemente. Basándonos en una mitología personal inconsciente o en una mitología rígida impuesta por nuestro grupo social, tendemos a ver solo un camino correcto.
- Los autores nos desafían a reconocer nuestra mitología, por medio de rituales, sueños e historias, a confrontarla y a tener algún control sobre ella.
- La mitología personal es la flor en el arbusto, el mito familiar es la rama, las estructuras sociales el tronco y la raíz es la condición humana.
- Feinstein comparó distintos sistemas de terapia de crecimiento personal con terapias más tradicionales. Encontró un denominador común: CADA TERAPIA, A SU MANERA, INTENTABA INFLUIR EN LA MANERA EN QUE LOS INDIVIDUOS CONSTRUYEN SU COMPRENSIÓN DE SÍ MISMOS Y DE LUGAR EN EL MUNDO.
- Feinstein utilizó el término mitología personal para describir la “construcción evolutiva de la realidad interior” y para señalar que todas las construcciones humanas de la realidad son mitologías.
- El autor propone un proceso de cinco etapas:
(Las tres primeras etapas recuerdan a la tesis, la antítesis y la síntesis socráticas).
1.- Reconocer y definir nuestro mito personal. ¿Hasta qué punto este mito deja de ser un aliado?.
2.- Identificar un mito personal opuesto, aquel que crea un conflicto, en la psique de la persona. ¿Cuál es la conexión de los mitos conflictivos con el pasado? La persona pronto reconocerá que es muy poco probable que los mitos de la niñez sean útiles para la vida adulta.
3.- Confrontar el mito antiguo y el mito opuesto. Se les puede personificar para representar la vida interior, para no tener que “verlos jugar en el campo de la vida”. Los obstáculos a la armonía son visualizados como oportunidades de crecimiento.
4.- Probar y Reforzar las hipótesis en la acción.
5.- Pasos prácticos para mostrar la transformación interior. La mariposa emerge de la crisálida y es (y no es) un nuevo ser.

“La gran contribución de Mitología Persona me parece ser, está en la forma en que FACILITA a los individuos RECONOCER LAS CAUSAS fundamentales de sus dificultades y luego el RESPONSABILIZARSE de su propia salud”.

- En algún punto del camino, los mitos personales convergen con los mitos culturales. Cuando trabajamos sobre nuestros temas personales no s damos cuenta de que nuestras preocupaciones personales tienen un grado limitado de importancia. Los autores se preguntan si con los procesos de trabajo personal se puede enfrentar el desafío de revisar la mitología de la sociedad.

martes, 5 de enero de 2016

Mitos personales

Un mito personal es una constelación de creencias, sentimientos, imágenes y reglas –que operan mayormente ¬a nivel inconciente- que interpretan las sensaciones, construyen nuestras explicaciones a cerca del mundo y dirigen la conducta.
Los mitos heredados de la infancia siguen vigentes hasta que la vida nos enfrenta a situaciones que los ponen en jaque y nos es preciso cambiarlos, si no lo hacemos e intentamos seguir viviendo bajo viejos patrones, la sensación es de estar desconectados de nosotros mismos, como viviendo una vida ajena.
Conocer el propio mito puede convertirse en la más importante de las tareas, los caminos que elijamos para hacerlo pueden ser muchos, el hecho de comenzar esta búsqueda nos vitaliza y despierta, recupera nuestra energía y nos devuelve al camino del encuentro con nuestro yo profundo.